Cemento y acero

Etiquetas

, , , , , , , ,

Cemento y acero es un corto de dieciséis minutos del año dos mil veintidós, dirigido por  Oriol Villar y protagonizado por Luís Tosar y Daniel Guzmán. El guion es de Oriol Villar y J.D. Wallovits. He tenido el placer de verlo en el festival de films cortos de El Masnou.

Un mafioso decide castigar a dos de sus esbirros y los ata por el cuello con una larga cadena, el uno al otro. La cadena pasa por una argolla clavada en un bloque de cemento, al fondo de una balsa que empieza  a llenarse de agua. La longitud de la cadena solo permite que uno de los hombres pueda sobresalir por encima del borde de la balsa si el otro se va al fondo y se ahoga irremisiblemente. Uno de los castigados se pregunta qué han hecho para merecer esa muerte, y el otro decide confesárselo.

Cemento y acero es un film excepcional, de una enorme calidad, con una trama de suspense psicológico y un colofón que desfonda al espectador.

Muy muy muy digno de ver.

A vueltas sin cuento (real).

-Leia Organa era princesa. Por tanto, era noble; por tanto, estaba ligada a la monarquía.

Quien redunda de esta manera es mi amigo Lisardo (les refresco la memoria: Lisardo no se llama Lisardo, sino que tiene un nombre impronunciable propio de su país eslavo de origen, y eligió ese otro porque le pareció el más adecuado y porque le dio la real gana para rebautizarse; es, además, exmarinero, ex cocinero y jubilado a tiempo parcial; y gasta muy mala leche).

-Pero Leia -continúa-, todo y ser noble, se alineaba con las fuerzas republicanas. Enrique María de Borbón y Borbón fue un antepasado republicano de vuestro rey, y dicen que hasta una sobrina de Franco se hizo socialista y que su hermano aviador era también republicano.

No sé a dónde quiere ir a parar mi amigo, pero lo escucho con atención.

-Tú, que has leído mucho -continúa él, que se ha repasado casi mucho de lo impreso desde Gutemberg- conocerás la historia de maldades del tío de Hamlet, las barbaridades del derecho de pernada y reconocerás que para contar a los reyes ilustrados sobra la mitad de una mano, o más.

-¿A dónde quieres ir a parar? -le pregunto, ya que se me hace tarde.

-A ningún sitio. Y a todos. Saca tú la moralina de mi cuento.

A veces Lisardo de aburre.

-También Napoleón era republicano y se hizo emperador, y su sobrino tocayo hizo casi lo mismo -le digo.

Lisardo me guiña un ojo y me muestra la punta de su lengua.

-Te picas pero no me rebates -me dice-. Y me reafirmas en que de ovejas negras está lleno el redil.

Otro día seguiré hablando con él, pero hoy no. Me hastía con esos cuentos que no pretenden más que probarme.

Citizen X

Etiquetas

, , , , ,

Los créditos de Citizen X dicen que el film es un true crime, y nada es más cercano a la realidad. En los primeros ochenta la Milicia (así se denominaba la policía soviética y después rusa hasta su reforma en dos mil once, cuando pasó a denominarse Policía de Rusia) contaba con Viktor Burakov, un oficial forense. El caso que narra el film que hoy traigo trata de la investigación que llevó a cabo hasta descubrir al primer asesino en serie, al menos oficialmente, de la extinta URSS.

Robert Cullen es un escritor polifacético, autor de cincuenta y cuatro obras entre las que se cuenta The Killer Department, en la que se basó el film dirigido por Chris Gerolmo y estrenado en mil novecientos noventa y cinco, un año después de su publicación. Cullen participó en el guion, junto al director. Fue interpretado en sus papeles principales por Stephen Rea, Jeffrey Demunn y Donald Sutherland, además de tres actores de la talla de Max Von Sydow, John Wood y Joss Ackland, entre otros.

En mil novecientos ochenta y dos, en la etapa aún de Breznev, se descubre en un bosque el cuerpo de una niña asesinada. La tenacidad del forense fuerza a la policía a esforzarse y llegan a aparecer siete cadáveres que datan de finales de los años setenta. Se inicia la investigación y se encomienda el caso al forense, que pasa a ser un investigador. Pero las trabas que le ponen el comité que supervisa el caso -formado por el alcalde, la KGB y el partido comunista- son opresivas. Por fortuna, su jefe inmediato le apoya, lo que no impide que la investigación se haga por momentos agónica y se prolongue hasta principios de los noventa, cuando la URSS se desploma.

El film recrea magistralmente el ambiente opresivo y corrupto del régimen soviético y también la época. Choca -y enerva- ver cómo la conveniencia política prima sobre el interés de la investigación criminal. También es edificante ver los entresijos del poder en aquella parte del mundo y el modo en que se entretejían las relaciones en el seno del sistema burocratizado del país; que ha de verse sin olvidar que, por desgracia, «en todos sitios cuecen habas»,

Un film muy muy muy digno de ver, como cine negro y como documento histórico.

Cita con la muerte

Etiquetas

, , , , ,

Peter Ustinov protagonizó seis films encarnando al Hercules Poirot de Agatha Christie: Muerte en el Nilo, Muerte bajo el sol, La muerte de Lord Edware, El templete de Nasse House, Tragedia en tres actos y Cita con la muerte.

Cita con la muerte fue la decimonovena novela de la serie Poirot y se publicó en mil novecientos treinta y ocho. En mil novecientos ochenta y ocho fue llevada al cine por Micheal Winner y la protagonizaron Peter Ustinov, Lauren Bacall, Piper Laurie, David Soul y Carrie Ficher, entre otros.

Una viuda chantajea al abogado de su difunto marido para que destruya el último testamento de éste, por lo que sus hijastros -a los que maneja férreamente- quedarán sin nada y absolutamente a su merced. Les hace participar en un viaje que recorrerá Europa y las posesiones de oriente medio, al que intempestivamente se une el abogado corrupto. Fallará al intentar envenenarlo, y ella será la que muera en extrañas circunstancias. Poirot también ha estado realizando la misma ruta y deberá resolver el caso.

Cita con la muerte no es la mejor trama de Christie, pero Ustinov ha dado un carácter particularísimo a Poirot, lo que da una calidad excepcional al film. Para mi gusto, es mi segundo actor favorito de cuantos han interpretado al personaje literario. Por desgracia, esta fue la última vez que le dio vida.

Una película entretenida con un Ustinov espléndido. Muy digna de ver.

La ira de Dios.

Etiquetas

, , , , ,

Guillermo Martínez es un escritor argentino, autor de seis novelas publicadas entre mil novecientos noventa y tres y dos mil diecinueve. En dos mil tres publicó Crímenes imperceptibles, que sería llevada al cine en dos mil ocho bajo el título de Los crímenes de Oxford. En dos mil siete publicó su siguiente novela, La muerte lenta de Luciana B., que dio lugar a la película que hoy nos ocupa.

La ira de Dios es un film de dos mil veintidós, dirigido por Sebastián Schindel y protagonizado por Diego Peretti, Macanera Achaga y Juan Minujín, en sus principales papeles.

La asistenta de un famoso escritor argentino deja su trabajo al ser acosada sexualmente por su jefe. Tiempo después, tras el suicidio de la esposa y la muerte de la hija del escritor, empiezan a fallecer los familiares de la chica acosada. Ella sospecha que están siendo asesinados por su antiguo jefe, y solicita ayuda a un periodista con ciertos problemas con la bebida.

La película se configura como un thriller psicológico que te mantiene en tensión y, a pesar de ciertas crítica en cuanto a la interpretación de los actores que la protagonizaron, es un film muy digno de ver para los amantes del suspense. Como manifiesto a menudo, se nota que detrás de la cinta hay una novela.

Snöänglar

Etiquetas

, , ,

Snöänglar (Ángeles de nieve) es una miniserie sueca de dos mil veintiuno que en castellano se estrenó como Hijos de la nieve. Consta de seis capítulos dirigidos por Anna Zakrinsson y guionizada por Andreas Garfield. Ha sido protagonizada por Josefin Asplund, Ardalan Esmaili, Cecilia Nilsson, Maria Rossing y Eva Melanderen en sus papeles principales.

Es Navidad gélida y los problemas crecen en casa de una pareja con una hija pequeña y un bebé casi recién nacido. La madre está enganchada a las drogas y se ve superada por el nuevo hijo, al que ha de cuidar en solitario ya que su marido (ex-drogodependiente) ha de hacer dos trabajos para poder llegar a final de mes. Lo servicios sociales les vienen detrás: concretamente una enfermera bienintencionada que se implica muy a fondo en sus casos.

El drama se desencadena cuando el bebé desaparece y la madre no sabe qué ha podido ocurrir con él. La policía entra en acción, pero la detective que investiga el caso tiene también serios problemas personales.

Snöänglar es una historia sórdida y sin desperdicio, alejada de la imagen idílica que tenemos del país. Cada capítulo que pasa nos mantiene en tensión y hace que nuestras sospechas vayan de uno a otro personaje. Todo envuelto en un desasosegante invernal frío que nos encoge el corazón.

Una serie del nordic noir muy digna de ver.

Etiquetas

, , , ,

A. J. Quinnell es el pseudónimo de un escritor británico, autor de siete novelas de intriga y misterio. En mil novecientos ochenta publicó Man on fire, aparecida en las librerías, en versión castellana, como El guardaespaldas. En mil novecientos ochenta y siete fue llevada al cine bajo la dirección de Élie Chouraki y protagonizada por Scott Glenn.

Tony Scott volvió a versionar la novela en dos mil cuatro, protagonizada esta vez por Denzel Washington, Dakota Fanning, Marc Anthoni, Mickey Rourke, Christopher Walken y Giancarlo Giannini, entre otros. En este post nos referiremos a esta segunda versión, estrenada como Man on fire, Hombre en llamas y El fuego de la venganza.

Un taciturno y alcohólico ex-agente de la CIA busca un empleo y un amigo le propone hacer de guardaespaldas para una familia mejicana, en un momento en que los secuestros por motivos económicos están a la orden del día. El guardaespaldas traba una gran amistad con la niña a la que debe proteger. Cuando la chiquilla es secuestrada para no volver a aparecer, el antiguo agente de los servicios secretos inicia su propia investigación y la matanza de cuantos han participado en el hecho delictivo.

El protagonista de ambos films es un agente retirado de la CIA, mientras que en la novela era un ex-legionario francés de origen norteamericano, también alcoholizado. La acción se desarrollaba en Italia, mientras que en la versión de dos mil cuatro se localiza en Méjico.

Durante su estancia en la casa, el guardaespaldas del libro mantiene un idilio con la madre de la cría (cosa que no sucede el el film), y cuando sea herido se retirará a la isla de Malta, para recuperar su forma física y preparar su venganza. Tras ella, el hombre se reintegrará a la isla, a rehacer su vida. Esta parte importantísima de la novela ha sido suprimida en la película -para mi disgusto-, ya sea por reducir el metraje o, más bien, para facilitar el final que altera aún más sustancialmente a la novela.

Con todo, una película digna de ver; así como la primera versión.

El desorden que dejas

Etiquetas

, , , ,

Carlos Montero Castiñeira es un escritor, guionista y productor español, autor de cuatro novelas. En dos mil dieciseis publicó El desorden que dejas. Cuatro años después adaptó el guión y dirigió la versión que fue llevada a la pequeña pantalla en formato de miniserie de ocho episodios. Estuvo protagonizada por Inma Cuesta, Bárbara Lennie, Arón Piper, Tamar Novas y Roberto Enríquez, entre otros.

A un pueblo llega una nueva maestra, a sustituir a la profesora de literatura que se suicidó recientemente. El pueblo es la residencia del marido de la nueva maestra y el ex-esposo de la anterior también enseña en el mismo centro. Pronto se inician los problemas con los alumnos, mientras la nueva docente trata de averiguar qué ocurrió en realidad con la anterior. Poco a poco, ambas mujeres se van idetificando hasta estar a punto de correr el mismo final.

El desorden que dejas plantea dos historias en paralelo: la que vive la profesiora sustituta en el presente y la que vivió la maestra fallecida. De este modo se va desgranando la historia, despertando y concluyendo sospechas de una forma magistral. Lástima que el móvil de la trama -que involucra a uno de los alumnos y a su padre- se resuelva en dos insuficientes pinceladas. Aún así, es una serie muy digna de ver.

The Children Act

Etiquetas

, , , ,

Ian McEvan es un escritor británico, autor de dieciséis novelas de las cuales se han adaptado nueve. En dos mil catorce publicó The Children Act, aparecida en castellano bajo el título de La ley del menor. Richard Eyre dirigió la película homónina en dos mil diecisiete, que en español se estrenó como El veredicto: la ley del menor. El propio McEwan adaptó el guion. Estuvo protagonizada por Emma Thompson, Stanley Tucci y Fionn Whitehead en sus papeles principales.

Una jueza debe resolver caso complicados al tiempo que su matrimonio se va al garete. Al juzgado llega el requerimiento de un hospital para que fuerce a un testigo de Jehová a recibir una transfusión sin la cual no sobrevirirá. El paciente es un menor de edad, sus padres se oponen a la intervención y la jueza decide entrevistarse con el chico. Su veredicto traerá consecuencias para la jueza que irán más allá de lo profesional.

Leí La ley del menor recientemente y después vi la película. El personaje de la magistrada, así como sus tribulaciones laborales y personales, quedan magníficamente reflejadas en la novela. Emma Thompson ha sido, para mi gusto, la actriz perfecta para dar vida al personaje.

Quizás ni la novela ni la película sean negras en un estricto sentido, pero son de una factura magistral. Dignas de leer y de ver.