Etiquetas

, , ,

Inside man es una miniserie británica de dos mil veintidós estrenada en castellano como Desde dentro. Consta de cuatro capítulos de algo menos de una hora cada uno, y fue creada y dirigida por Steven Moffat. La protagonizaron David Tennant, Dolly Wells, Stanley Tucci, Lydia West y Lyndsey Marshal.

Un pastor protestante protege a uno de sus jóvenes feligreses. Sabe que está en posesión de filmaciones de menores abusados y le retira el pendrive que las contiene. Este, accidentalmente, llega a manos de la profesora particular del hijo del pastor, que está convencida de que su alumno es un pedófilo, y decide que debe denunciarlo a la policía. El pastor, para evitar que quede destrozada la vida de su hijo, trata de convencerla y una serie de desgraciadas desdichas culmina en el secuestro de la profesora, en el sótano de su casa. Paralelamente, un convicto ingresado desde hace diez en el corredor de la muerte, en un penal de EEUU, recibe a un gran número de visitantes que le solicitan que resuelva casos, a modo de un detective privado que trabaja desde su celda. A él acude una periodista, que es amiga de la profesora desaparecida, y le pide que ayude en su búsqueda.

Inside man es una miniserie con dos historias que se entrelazan. La parte donde se narran las tribulaciones del pastor es magnífica y trepidante, con saltos que mantienen el interés del público y lo enganchan a la pantalla. La parte del condenado a muerte sigue los patrones de la novela enigma, donde prima la lógica; no en vano, el creador de la serie lo es también de Sherlock. Ambas se confluyen en un final al que, para mi gusto, quizás podría haberse llegado sin esta segunda trama.

Con todo, es una serie muy digna de ver.