Etiquetas

, , , , ,

Dressed to kill no es una de las obras escritas por Doyle, sino una de las muchas aventuras cinematográficas del famoso detective victoriano. Roy William Neill había empezado a dirigir el año dicisiete, en el cine mudo. La película que hoy nos ocupa la estrenó en el cuarenta y seis y es una más de las dedicadas al personaje. Sus protagonistas, Basil Rathbone y Nigel Bruce, también fueron un clásico en las historias protagonizadas por Holmes y Watson. Se estrenó en castellano como Vestida para matar y Vestida para un asesinato.

Un preso de una cárcel inglesa se dedica a fabricar cajas de música que son vendidas en una subasta. Tres de ellas son adquiridas por diferentes personas. Dos de ellas son robadas e incluso uno de sus poseedores es asesinado. Holmes y Watson entran en acción, para desvelar el misterio.

Dressed to kill no pretende ser más que una película de distracción, en ocasiones bastante pueril, con un metraje tan reducido que no superaría al capítulo de una serie de televisión actual, y que debieron proyectarse en su momento en los cines de barrio para solaz de aficcionados domingueros.

Un film muy digno de ver, como otros que iremos detallando.