Etiquetas

, , , , , , ,

El estadounidense Raymond Thornton Chandler (1888-1959) se desempeñó laboralmente como empleado del ejército británico (en 1909 había adquirido la nacionalidad inglesa), fue periodista y por último empleado de banca. En su faceta literaria fue autor de un puñado de relatos, autor de pulps y también guionista (adaptó para el cine, entre otros guiones, las novelas Extraños en un tren, Perdición y la Dalia azul). En 1939 (ya con 51 años de edad) publicó The Big Sleep, su primera novela, a la que seguirían siete más. En The Big Sleep nace el personaje literario de  Philip Marlowe

Siete años después de su publicación, Howard Hawks estrenó la adaptación de The Big Sleep, aparecida en las grandes pantallas con los títulos en castellano de El gran sueño, El sueño eterno o Al borde del abismo. El guion fue adaptado por William Faulkner. Estuvo interpretada en sus papeles principales por Humphrey Bogart y Lauren Bacall.

Un general retirado y postrado en su silla de ruedas contrata al detective Marlowe para que le libre del chantaje que sufre debido a la vida desordenada de una de sus hijas. Al tiempo, quiere saber qué ha sido de uno de sus empleados y amigo, que se ha despedido sin decir ni adiós. Marlowe descubre que una presunta librería de antigüedades se ha dedicado a fotografiar indecorosamente a la hija de su cliente, y que en una de las sesiones ha sido asesinado un hombre, cuyo cadáver desaparece. Al poco se encuentra en el fondo del puerto el coche de la familia y, dentro, el chofer ahogado. La trama se va complicando hasta que, en lo que parece ser la resolución del caso, es capturado el sospechoso de las muertes. Pero la trama vuelve a complicarse a medio metraje, cuando se centra en la búsqueda del desaparecido hombre de confianza del general, y entra plenamente en escena la segunda hija del general, una ludópata irredenta.

El gran sueño es una película de las de estar atento para no perderse en la trama, que fue mutilada respecto a la novela en partes posiblemente esenciales. Bogart interpreta a un detective que dejó su trabajo como ayudante del fiscal para dedicarse a la investigación privada y es un mujeriego, cínico e irónico (vale la pena entretenerse en los giros de su lenguaje). En 1978 se estrenó una segunda versión de la novela, tal vez más explícita que la primera, esta vez protagonizada por Robert Mitchum, que da vida a un Marlowe de edad demasiado avanzada.

Un film muy digno de ver.