Etiquetas

, ,

Se me hace que los thrillers europeos son netamente diferentes de los norteamericanos, todo y que ya llevamos unos cuantos remaques estadounidenses de películas de éxito que se estrenaron en Europa: para muestra, la saga Milenium. Desde que estamos en este estado intermitente de alarma he podido visionar un buen número de ejemplos de series nort-europeas, la mayoría del denominado noir escandinavo o nordic noir, y también francesas y británicas. Hoy traigo 13 mandamientos.

13 geboden es una serie belga de 2018, rodada en neerlandés (antiguamente denominado flamenco), dirigida por Maarten Moerkerke con guión de Rita Bossaer, Dirk Nienlandt y Lieven Scheerlink. Está protagonizada en sus papeles principales por Dirk Van Dijck y Marie Vinck. Cuenta con trece capítulos de menos de una hora cada uno de ellos.

En Aalst, una ciudad de Flandes, empiezan a producirse una serie de graves agresiones que, si no culminan con la muerte de la víctima, es porque el autor pone especial cuidado en que el resultado fatal no se produzca: una persona es quemada y apagada antes de morir, a otra le corta la lengua, a otra le tatúa un letrero en la frente, y así sucesivamente. Junto a cada una de las víctimas se van reproduciendo en orden los diez mandamientos de la fe cristiana, cuya presunta vulneración ha motivado el ataque.

El caso es encomendado a un policía próximo a la jubilación (divorciado y padre de una hija con problemas de adicción) y a su nueva compañera (una joven que ha tenido que dejar una unidad de intervención a causa de un accidente de tráfico, que mantiene sumida en coma profundo a su propia madre).

La serie se desarrolla en invierno, como no puede ser menos en una producción de esas latitudes, lo que aún la hace más extremadamente oscura. Cuando escribo estas líneas estoy a la mitad de los capítulos, y la serie promete. La recomiendo, sin duda.