Etiquetas

, ,

Félix Viscarret dirigió este documental, presentado en 2015, que se ha catalogado como una visión de los cambios económicos y sociales acaecidos en la isla de Cuba. En él podemos ver un número de personajes de las letras y las artes cubanas de los últimos años: desde los utópicos [des]ilusionados de lo que pudo haber sido y ya no será -tomo lo que viene a decir uno de los entrevistados- hasta representantes de las nuevas generaciones, permeables a un sistema económico y competitivo diferente.

Los enfoques interpretativos que se le pueden dar son muchos -seguro que cada cual los ensaya desde su propia ideología- pero es evidente que Vivir y escribir en La Habana gira en torno a la obra de Roberto Padura. De él ya he escrito en estas páginas.

Si traigo el documental aquí es porque, entre otras reflexiones que se hacen a lo largo de él, se indica algo que para mi resulta fundamental: la novela negrocriminal ha superado ampliamente a la novela enigma clásica, y es reflejo y un instrumento para conocer -en muy mayor medida que otras producciones literarias- lo que sucede en una sociedad.

Digna de leer la obra de Padura y ver Cuatro estaciones en La Habana, y también este documetal.