Código emperador

Etiquetas

, , , , , ,

Jorge Guerricaechevarría es un guionista español, autor de historias como El día de la bestia, La comunidad, Los crímenes de Óxford, Celda 211 y Cien años de perdón, entre otras. El dos mil veintidós se ha estrenado la película que hoy nos ocupa, dirigida por Jorge Coira e interpretada por Luís Tosar y Miguel Rellán, entre otros.

Un agente de los servicios secretos españoles lleva varios casos de forma simultanea: ha de investigar a una pareja de traficantes de armas, y para ello seduce a la criada de la mansión, al tiempo que consiente -para lograr sus fines- que se devuelva a unos traficantes cincuenta kilos de heroína que les fueron confiscados; tiende una trampa a un político bienintencionado y con proyección de futuro, coaccionándolo para que sea dócil cuando arribe a los altos puestos de la administración; «rescata» a un juez que ha sido detenido en sudamérica, acusado de asesinato, a fin de que desde la judicatura sirva a los interesas de los servicios secretos.

Código emperador habla del poder y es una historia de las cloacas del Estado, con la particularidad de que los servicios sercretos trabajan para sí mismos, no para el interés general ni en beneficio de los políticos. Probablemente no sea la mejor película de Tosar, pero no hay que perderse un solo detalle de lo que en ella se narra, por si su contenido tuviera mucho de verdad.

A pesar del final feliz, es una película digna de ver.

Van der Valk

Etiquetas

, , ,

Nicholas Freeling era el seudónimo de un novelista, autor de la serie de diez novelas protagonizadas por el policía Van der Valk entre mil novecientos sesenta y uno y mil novecientos setenta y dos. En el sesenta y ocho y en el setenta y tres se estrenaron dos films con este personaje de ficción.

En el setenta y dos ya se había estrenado la serie británica Van der Valk, que tuvo sucesivas temporadas, hasta mil novecientos noventa y dos. Fue interpretada por Barry Foster y por Michael Latimer, en sus papeles principales. La acción se desarrollaba en Amsterdam, al igual que la nueva Van der Valk de este siglo.

La serie de dos mil veinte fue protagonizada por Marc Warren y Maimie McCoy. Consta de dos temporadas, cada una de ellas con tres capítulos. Van Der Valk es un particular comisario de la policía: vice en un barco, ha establecido su cuartel general en un bar -que alterna con la comisaría- y es un tipo poco empático (a mí me recordó, nada más ver el primer capítulo, al protagonista de La naranja mecánica). Aún así resuelve sus casos, ayudado por sus colaboradores.

Una serie con capítulos enrevesados y finales con truco. Muy digna de ver.

Ripley’s Game

Etiquetas

, , , , ,

Paricia Higsmith publicó Ripley’s Game en mil novecientos setenta y cuatro. Tres años después se estrenó al film alemán Der amerikanische Freund, dirigida por Wim Wenders e interpretada por Dennis Hooper en le el papel de Ripley.

En dos mil dos, Liliana Cavani dirigió la adaptación que hoy nos ocupa. En castellano se estrenó como El juego de Ripley y El amigo americano. A Ripley lo interpretó John Malkovich, e intervinieron Hanns Zischler, Dougray Scott y Rai Winstone, entre otros.

Ripley es un asesino a sueldo jubilado que se dedica al tráfico de obras de arte. Un antiguo cliente le pide que cometa un asesinato y Ripley opta por encargárselo, a su vez, a un vecino de su mismo pueblo, que padece leucemia y está angustiado por no poder dejar a su familia en una buena posición. Detrás de este asesinato vendrá otro, también por encargo, que desencadenará una búsqueda implacable de los asesinos.

Malcovich da vida un Ripley veterano, un auténtico psicópata sin sentimientos. Su papel es lo más logrado de la película, aparte de la escena del asesinato en el tren. Una película digna de ver.

Deep water

Etiquetas

, , , , , ,

Patricia Higsmith publicó Deep water en mil novecientos cincuenta y siete. En el ochenta y uno se estrenó la versión francesa Eaux profondes de Mihel Deville, protagonizada por Isabelle Huppert y Jean -Lous Trintignant. Adrian Lyne dirigió la adaptación norteamericana de dos mil veintidós, interpretada por Ben Affleck, Ana de Armasy Tracy Lets, entre otros. En España se estrenó como Aguas profundas.

Un matrimonio hace gala de una relación abierta, pero nada puede estar más alejado de la realidad: el esposo mata a los amantes de su mujer. Una persona de su grupo decide que ha llegado el momento de desenmascararlo, y empieza una batalla por evitar ir a la cárcel.

A la última versión de la novela de Higsmith se le critica que se aparta del final que la autora dio a su relato; cosa nada extraordinaria, por otro lado, ya que ocurre en innumerables films: por ejemplo, en A pleno sol, que adaptaba El talento de Mr. Ripley. No por eso dejan de ser adaptaciones -tanto la una como la otra- con vida propia, ambas muy dignas de ver.

Tabula rasa

Etiquetas

, , ,

Tabula rasa es una serie belga de dos mil diecisiete creada por Veerle Baetens, que también es coautora del guion. Consta de nueve episodios y está protagonizada por la propia Veerle Baetens, además de por Stijn Van Opstal, Jeroen Perceval, Gen Verboets y Natali Broods, entre otros.

Una mujer se encuentra recluida en un psiquiátrico. Anteriormente fue víctima de un fatal accidente de tráfico y el hombre que lo provocó ha desaparecido. La mujer es sospechosa de su desaparición, pero desde hace años padece severas lagunas amnésicas, que ahora se le han recrudecido tanto que de un día a otro olvida hechos y personas. Para paliarlo escribe un cuaderno de recuerdos. Para su desgracia, el policía que investiga la desaparición es el padre del desaparecido.

Tábula rasa es un thriller psicológico que va y viene en el tiempo: del momento en que la mujer ha sido ingresada en el psiquiátrico hasta los tres meses anteriores, y al tiempo en que sufrió el accidente. Capítulo a capítulo, añadiendo detalles a la trama, se consigue que el espectador quede enganchado.

Es una buen serie negra, muy digna de ver.

Scarlet street

Etiquetas

, , , , , ,

Georges de La Fouchardière fue un periodista y escritor francés. Entre sus obras literarias se encuentra La chienne, publicada en mil novecientos treinta. Jean Renoir la llevó al cine al año siguiente. En mil novecientos cuarenta y cinco se estrenó la versión norteamericana, dirigida por Fritz Lang. Apareció con el título Scarlet Street y en castellano se la conoció como Perversidad. La protagonizaron Edward G. Robinson, Joan Bennett y Dan Duryea, en sus papeles principales.

Un cajero de banco -pintor aficionado que nunca ha vendido un cuadro, con una esposa que le desprecia- conoce a una muchacha de la que se enamora platónicamente. Ella tiene un amante buscavidas, y entre ambos idean sacar el mayor provecho posible del pobre hombre. La situación se precipita cuando venden uno de sus cuadros, a sus espaldas, y la galería de arte diagnostica la pintura como excepcional. La mujer se hará pasar por la autora, vendiendo más obras.

Edward G. Robinson hace un papel apartado del de ganster -al que mayoritariamente nos tiene acostumbrados-, si bien no es la única vez que le vemos alejado de él. Aquí interpreta a un tipo pusilánime y confundido, que se vengará de su esposa y de los que le han perjudicado -sobre todo moralmente- y que acabará mal.

Una película negra, algo distanciada de los clichés del género. Muy digna de ver.

Amores de barra.

Etiquetas

, , ,

(Publicado por Calibre38, IX Concurso Internacional de Relato Bruma Negra, 2021).

El abogado Santiago Morilla está entre mis clientes desde que me estrené como detective, y aquella mañana me rogó que me viera con Sonia Escudero.  

–Sé que ya no llevas casos como éste –reconoció–, pero soy muy amigo de su familia.  

Hay compromisos ineludibles, así que me avine a atenderla. Morilla me adelantó que Sonia era corredora de bolsa y también dueña de un bar de copas en Indautxu, montado a medias con su acaudalado padre. Lo dirigía su marido Enrique, y ella solo se acercaba por allí a pasar cuentas. El bar era una concesión del padre para tener distraído a un yerno cincuentón, perezoso y ya ajado, del que ella se había encaprichado hacía demasiados años. Ahora lo mantenían asalariado, para justificar que hacía algo de provecho en la vida. 

Sigue leyendo

Amores de barra.

Etiquetas

, , ,

Uno de mis relatos obtuvo un reconocimiento en el último Concurso Internacional de Relato Bruma Negra. Llevó por título «Amores de barra» y se puede leer aquí: https://revistacalibre38.files.wordpress.com/2021/10/relatos-bruma-negra-2021.pdf

Huérfanos de Brooklin

Etiquetas

, , , ,

Jonathan Lethem es un autor estadounidense, autor de trece novelas en el período que va desde mil novecientos noventa y cuatro a dos mil veinte. Entre ellas figura Motherlees Brooklin, publicada en el noventa y nueve. Veinte años después sería llevada a la gran pantalla por Edward Norton, que también daría vida al protagonista del film. Entre otros intérpretes figuran Willem Dafoe, Bruce Willis y Alec Baldwuin. En castellano apareció como Huérfanos de Brooklin.

Corren los años cincuenta. El dueño de una agencia de detectives -y, al tiempo, de alquiler de coches- acude con dos de sus peculiares ayudantes a un encuentro. Los ayudantes quedan fuera y el dueño de la agencia pasa al edificio donde se hará la reunión; pero es secuestrado y asesinado tras una trepidante persecución, sin que sus empleados puedan hacer nada por evitarlo. Uno de ellos pone todo su empeño en averiguar por qué lo han matado y quién ha sido el autor del crimen, pero padece una enfermedad que lo convierte en un investigador muy especial: sufre el síndrome de Tourette.

Este es un film de corrupción inmobiliaria y política. Leí la novela sin saber que se había filmado la película, y he de decir que esta última no me ha decepcionado. Es muy digna de ver.

Lansdcapers

Etiquetas

, , , ,

Landscapers es una serie de cuatro capítulos estrenada en dos mil veintiuno y ambientada en Gran Bretaña. En España se estrenó con el título de Cómo meterse en un jardín. Fue dirigida por Will Sharpe a partir de un guión de Ed Sinclair y la protagonizaron Olivia Coldman, David Trewlis y Emma Lancing,en sus papeles principales.

Un matrimonio británico vive en Francia tras haber vendido su casa y emigrar de Gran Bretaña. El hombre no encuentra un trabajo y la difícil situación financiera hace que su esposa pida dinero a sus suegros, momento en que confiesa que años atrás dieron muerte a los padres de ella y los enterraron en el jardín de su casa. La noticia llega a la policía y la pareja huida decide entregarse para justificar lo que sucedió años atrás, convencidos de que actuaron en defensa propia.

Landscapers no es una serie surrealista, aunque en determinados momentos pueda parecerlo: en realidad recrea un hecho real sucedido en Gran Bretaña entre 1998 y 2013. Desde el principio sabemos que la pareja fue condenada a prisión y sus cuatro capítulos van desgranado poco a poco la historia.

Landscapers ha sido clasificada como un producto exótico dentro de las producciones negras, y resulta muy gratificante de ver.